Suite para chelo y crinolina

  

Suite para chelo y crinolina

Esta suite es un ciclo dramatúrgico que narra
una historia abstracta a través de los sentidos

La música es sonido, es movimiento en el espacio, que se hace visible a través de la bailarina.
El resultado es una composición en la que ambas artistas cuentan la misma historia.

La historia comienza con la forma, con la formalidad cortesana. La bailarina, presentada en un principio como figura, se desarrolla en el curso de la suite, se descubre, pasa de ser una forma a un personaje. De la crinolina vacía sale una joven bailando en crinolina, que ya no se encuentra limitada a la formalidad, sino creadora de formas llenas de vida.

En las suites para chelo de J.S.Bach hay una estructura dramatúrgica típica que resulta del orden de las piezas. A partir de esta idea Julia Kursawe ha desarrollado la estructura de esta peculiar suite con danza y piezas musicales de diferentes orígenes, utilizando composiciones desde el Barroco hasta el siglo XX.

Julia Kursawe interpreta la suite en el chelo barroco, Irene Cortina González a través de danza contemporánea y elementos barrocos, creando juntas una nueva relación. La coreografía se basa en la percepción de la música como movimiento, una expresión de la estética musical.

Julia Kursawe chelo barroco, dramaturgia y dirección artística
Irene Cortina González coreografía y danza
Christin Noel vestuario

Giuseppe Colombi (1645 – 1694 Modena) – Partite sopra il basso di Ciaccona (per il Violone)
Joseph M.C.F. Dall’Abaco (1710 Brüssel – 1850 Provinz Verona) – Capriccio No. 1, c-menor
Johann Sebastian Bach (1685 Eisenach – 1750 Leipzig) – Allemande de la suite No. 1, g-mayor, BWV 1007
Jean Louis Duport (1749 Paris – 1819 Paris) – Etüde No. 7, g-menor
Peteris Vasks (nacido 1946 Aziputz, Lettland) – Pianissimo
Joseph M.C.F. Dall’Abaco – Capriccio Nr. 8, g-mayor
J.S.Bach – Gigue de la suite No. 3, c-mayor, BWV 1009

16. 3. 2019
Barockschloß Rammenau

4. 8. 2019
Kloster Michaelstein, Musikakademie Sachsen Anhalt

archivo

dibujo © Keren Chernizon